Lo que los niños esperan de 2018

Lo que los niños esperan de 2018

diez 26 | Tais Faccioli

Cada año que se inicia, renovamos nuestras expectativas de vivir tiempos mejores, de cumplir promesas y dejar atrás los recuerdos malos. Con los niños, no es diferente. Ellas también hacen planes y trazan metas en sus vidas cuando un nuevo año se acerca.

Bianca va a invertir en la amistad en 2018

La estudiante Bianca Lourenço, de 11 años, espera conquistar nuevas amistades y mantener las actuales. Sin embargo, los diseños para 2018 se detienen ahí: "Me concentraré en mis estudios, prestar atención en clase, hacer las cosas ordenadamente, mejorar cada día, ver nuevos lugares en Portugal y averiguar donde nacieron mis abuelos."

Los expertos aseguran que esta planificación es extremadamente positiva y debe ser estimulada. Trazar pequeños objetivos ayuda en el crecimiento como persona. Nina Lopes, de 10 años, también hizo una lista generosa de metas a cumplir. Así como Bianca, quiere conocer nuevos amigos. En el viaje que va a hacer a Disney, en Estados Unidos, en enero, planea poner en práctica el inglés que aprendió durante el año de 2017 y conocer las comidas típicas de la tierra del Tío Sam. Es un bagaje cultural que va a llevar a la vida. A pesar de ser una buena alumna, la joven quiere dedicarse aún más a los estudios y conseguir mejores notas en 2018. Y en la lista, un deseo urgente: "quiero vivir en un país mejor, con menos violencia".

Nina va a practicar inglés en EEUU

Es importante también animar a los niños a cumplir los propósitos durante el año. Ellas van a reforzar la autoestima cuando se ven superando sus dificultades. Además, aprenden a organizar su propio tiempo. "Mis expectativas para 2018 son: conocer a nuevos amigos, mantener mis buenas notas, ser dedicado en los estudios e ir mejorando siempre. "Quiero ayudar a otros cuando lo necesiten", asegura Amanda Oliveira.

Luiza incluyó la meta de ayudar a las personas que necesitan

Luiza Vilariño quiere convertirse en una persona mejor, aprendiendo con los propios errores. Entre los planes, destacó el deseo de ayudar a las personas que necesitan y contribuir a tener un mundo mejor, disminuyendo los gastos y ahorrando los recursos naturales. La amiga de Luiza, Nicole Moraes, sueña con ir más allá de las fronteras. "Quiero conocer a otros pueblos, descubrir otros lenguajes y otras culturas", afirma la niña, que también promete aumentar la concentración en los estudios el próximo año.

Para que el niño no se pierda en sus objetivos, la sugerencia es hacer una especie de juego. La regla es colocar la lista en un papel, colgarlo en un lugar visible y marcar con pluma de colores las metas alcanzadas. Al final del año, lo legal es hacer un balance de lo que se ha cumplido y lo que quedó atrás. Con planificación, su hijo seguramente tendrá un año más productivo y enriquecedor.

 

Compartir:

Suscríbete a tu e-mail para recibir
noticias y descargar mi E-book gratis.

GTranslate Your license is inactive or expired, please subscribe again!