Ejemplo es la forma más eficaz de enseñanza-aprendizaje.

Ejemplo es la forma más eficaz de enseñanza-aprendizaje.

Julio 25 | Isa Colli

El ejemplo es, desde que el mundo es mundo, la forma más eficaz de enseñanza-aprendizaje

Buenos ejemplos, buenas lecciones y mejores ciudadanos. Malos ejemplos, falta de empatía e indiferencia en relación a los dolores del otro. Y un mundo infinitamente peor.

Es por eso que el versículo bíblico, que ya he citado en otros artículos, nunca ha sido tan actual: "Enseña al niño en el camino en que debe andar y hasta cuando envejece no se desviará de él". Proverbios 22: 6.

Entonces, el cambio que queremos en el mundo debe comenzar en nosotros. Esto también es repetitivo, pero todavía hay esperanza, porque si es buena referencia para nuestros pequeños, ellos harán diferencia en el mundo.

Si somos preconceptos, enseñar a nuestros niños a asimilar ideas preconcebidas, discriminatorias y que promueven la segregación y la exclusión. De pequeños prejuicios a grandes estragos en la sociedad, que comúnmente alcanza en lleno a las minorías: negros, mujeres, LGBT'y pobres, generalmente de las comunidades y periferias. Entonces debemos tratar con naturalidad con las diferencias.

Nada será tan eficaz como para producir buenos resultados en la familia, y consecuentemente, en la sociedad. Si no podemos cambiar pensamientos de adultos que son incapaces de respetar diferentes credos, culturas y razas, podemos enseñar a nuestros niños que no somos superiores, pero que debemos vivir fraternalmente. Y no hablo sólo de tolerancia. Hablo de respeto, aceptación, inclusión y convivencia armoniosa. Y los beneficios son enormes, ya que por la vida afuera tendremos que convivir con muchas diferencias y nuestra postura ante ellas hará toda la diferencia.

Y saben por qué? Porque sólo quien es capaz de trabajar con la diversidad humana conseguirá seguir adelante, sumando en cualquier lugar que esté. Y esa es la cuenta que vale, en ese caso. Sumar esfuerzos por el bien común.

Pero si hay prejuicio, siempre hay tiempo de cambiar de actitud. Y recuerde que lo que usted hace (el ejemplo) grita delante de lo que usted hace. Entonces nunca diga una cosa y haga otra.

Son en las pequeñas actitudes del día a día que los grandes cambios que pueden transformar el mundo en un lugar mejor se efectúan.

¿Qué tal comenzar ahora?

Compartir:

Suscríbete a tu e-mail para recibir
noticias y descargar mi E-book gratis.

GTranslate Your license is inactive or expired, please subscribe again!